Control de los costes de obra y el sueño de un jefe de obra.

coste de obra

Un aspecto clave en cualquier negocio son sus costes. En una obra, que es una parte de un negocio pues tienen también la misma importancia.

Fíjate.

Cuando empecé a trabajar con 22 años pensaba que sabía un poco de costes. No que fuera un especialista, pero sí que sabía algo.

La realidad es que no sabía nada. Nada de nada.

Conforme fueron pasando los años, fui entrando en proyectos cada vez más grandes y con más responsabilidades. Seguía rodeado de números y eso me llevó a pensar otra vez que sabía algo de costes.

Y estaba en lo cierto, sabía más que cuando había empezado, pero no tanto como yo pensaba.

De esto me di cuenta cuando hice el MBA en el Instituto de Empresa. 

Una de las asignaturas que sufrí fue Contabilidad de Gestión. Esta asignatura la impartía Javier González-Úbeda y básicamente se trataba la gestión de costes.

Javier, además de trabajar como directivo en Wells Fargo, Banco Saudí Español o Parker Hannfin, es una máquina como profesor y me enseñó realmente cómo hacer una buena gestión de costes.

Siento decirte que no hay una fórmula mágica, cada negocio debe de adaptarla a su operativa. No hay dos empresas iguales ni dos obras iguales.

Cómo hacer un buen control de costes de obra en base a mi experiencia y conocimiento.

La mayor parte de los profesionales, dirán que hacer un buen control de costes de obra es hacer una revisión mensual de los costes reales y compararlos con los previstos inicialmente

Y de aquí parte el primer error. 

No digo que esté mal, sino que me parece una frecuencia muy baja.

Te explico.

Hace poco estuve hablando con un cliente y me contaba que estaban produciendo algo más de un millón de euros al mes. Tenían una media de 60 trabajadores.

Una obra no deja de ser un centro productivo. Así que el responsable de esta obra está gestionando una empresa de 60 empleados y que factura 15 millones de euros al año.

Pero además con un elemento diferenciador muy grande, las empresas por lo general están pensadas para que no tengan límite temporal. Las obras tienen plazo y se terminan.

Esto que te acabo de decir es muy importante. Luego te explicaré por qué.

Me puedes decir: David, vale, pero esta obra es una obra grande, las que son más pequeñas son más fáciles de llevar.

Y quizás estás en lo cierto, pero te diré que la rentabilidad que le puedes sacar a una obra pequeña no es la misma que a una obra grande. Un impacto de 5000 euros en una obra pequeña puede suponer pasar de ganar dinero a perderlo.

Entonces, ¿cuál es mi fórmula?

Mi opinión es que el responsable de una obra debe de acostarse todos los días sabiendo si el día ha sido bueno, malo o regular. 

Debe de llevar un control diario de la obra.

¿Por qué?

Porque eso te va a permitir adelantarte a los problemas futuros.

Si, por ejemplo, la obra de nuestro cliente tiene una reducción de productividad del 5 % y deja pasar un mes, perderá 50 000 euros. Sin embargo, si tiene controlados los costes y la producción con frecuencia diaria, podrá identificar en 3-4 días que algo no está funcionando correctamente y podrá tomar decisiones, siendo la pérdida en este caso de 5000 euros.

Solo en este caso ya ha evitado la pérdida de 45 000 euros.

Pero hay más.

Si solo controlas los costes y la producción a finales de mes, cuando identifiques la desviación, no podrás saber qué peso tiene en esa desviación hechos que hayan sucedido durante ese periodo.

Si en ese mes ha sucedido tres «incidencias», como que ha llovido un día, otro día se retrasaron las cubas de hormigón y en otro varias subcontratas nuevas no se organizaron bien… 

¿Serías capaz de decirme qué peso tiene cada una de ellas en la reducción de productividad? 

¿Cuál debo corregir primero porque es la que más impacta en coste en nuestra obra?

Probablemente no puedas darme respuesta.

Por último, quiero volver a lo que comentaba antes sobre el problema de que las obras tienen un plazo determinado. Esto es un problema muy importante y que actúa en tu contra.

Fíjate.

Si estuvieses al frente de una empresa y pudieses con la revisión mensual identificar todas las incidencias que han propiciado una pérdida de productividad, por lo menos podrías corregirla para los próximos años.

En una obra quemas etapas mucho más rápido, las subcontratas duran unos meses apenas y cuanto más tardes en darte cuenta de que algo esta funcionando mal, menos tiempo te estará quedando para corregirlo.

Todos sabemos lo que sucede cuando las desviaciones entran por nuestra puerta, la tranquilidad salta por la ventana.

La gente que trabaja con VenVe puede tener los costes actualizados, y sin necesidad de hacer un curso de 10 semanas. 

Si quieres podemos hacerte un tour guiado para que conozcas nuestra plataforma.