Nuestra ampliación de capital en plena crisis del COVID-19.

Buscar inversión para formalizar una ampliación de capital es una tarea dura, muy dura. Consume mucho tiempo y recursos y más cuando estás empezando con tu proyecto.

Después de pasar por la fase de la idea, de la construcción de la primera versión y de la validación en mercado, llegaba el momento de buscar dinero para poder llevar más lejos el proyecto.

En nuestro caso estábamos buscando el dinero para afrontar el crecimiento en los próximos años.

Fíjate.

Las empresas de ingeniería y construcción están acostumbradas a pagar costosas licencias por programas que instalan en sus dispositivos y, si quieren disfrutar de las siguientes evoluciones, deben volver a pagar.

Nosotros lo planteamos al contrario. 

Nuestro modelo de negocio es de suscripción mensual, algo que gusta bastante en nuestro mercado.

¿Por qué?

Porque probablemente a ti te pasa lo que a mí, que solo te gusta pagar por algo cuando lo necesitas y lo usas. Si dejas de usarlo, dejas de pagar.

Parece lo normal.

El tiempo medio para cerrar una ronda de financiación es de varios meses. Hace tiempo leí que la media estaba entorno a 6 meses. 

Piensa que tenemos que hacer contacto con los potenciales inversores, cerrar reuniones, hacer oferta de inversión, due diligence, formalizar la ampliación y algunas otras cosas.

Pues a nosotros nos pilló la crisis del COVID-19 en medio de este proceso sin tener la ronda cerrada. Estábamos a medio camino.

Tuvimos que movernos a la misma velocidad que crecía la incertidumbre y aumentaba el número de casos de COVID-19. 

Me puse en contacto con los potenciales inversores que habíamos tocado previamente y que habían mostrado interés en participar para decirles que no íbamos a esperar más. Que debíamos cerrar la ronda para afrontar con ciertas garantías el período que se estaba abriendo esos días.

Piensa lo rápido que sucedía todo. El fin de semana del 7-8 de marzo todos estábamos haciendo una vida normal y el 15 de marzo se estaba decretando el estado de alarma.

Inicié contactos el 9 de marzo con los potenciales inversores y el 12 de marzo aprobamos en junta de socios la ampliación de capital por valor de casi 80 000 euros.

Todos nuestros potenciales inversores acudieron, ninguno se bajó de la operación. Fue una sensación brutal.

Además, no habían puesto ninguna condición y respetaban la única condición que les pusimos, no tener que despedir a nadie.

En un escenario como el que se acercaba, con tantas incertidumbres, todos tomaron la decisión de apostar por el proyecto.

Finalmente, todo se pudo firmar en el notario hace unos días y por tanto la operación ya está totalmente terminada.

Aprovecho este artículo para darles la bienvenida a los nuevos socios y agradecerles la confianza que depositan en todo el equipo que está detrás de VenVe.

Gracias.

¿Me ayudas a compartir? ;)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Otros post que te pueden interesar

El comienzo del futuro.

En los próximos artículos podrás seguir una serie de conversaciones que forman parte del camino hacia la digitalización de una empresa de construcción.  Un viaje que les permitirá controlar las

Leer Más >>

Por cierto, si quieres conocer más historias sobre como VenVe te puede ayudar en tu proyecto, te esperamos en nuestra newsletter: